Inicio > Poeta de Soria > Primeros homenajes

Primeros homenajes

 El primer homenaje lo llevaron a cabo varios amigos sorianos en 1924, al depositar flores en la tumba de Leonor y recitar algunos poemas.

   El segundo fue ya institucional: la Corporación republicana del Ayuntamiento de Soria le nombró «Hijo Adoptivo» y le entregó el título en la «Plazoleta de San Saturio», el 5 de octubre de 1932.

También se grabaron dos placas pétreas con sus versos en el «Paseo de San Saturio» y se descubrió un busto del poeta.

Antonio Machado, que había huido de Soria ocho días después de la muerte de Leonor, el 8 de agosto de 1912, y no había vuelto hasta entonces, agradeció con sencillez el homenaje, visitó la tumba de su mujer en «El Espino», saludó a sus escasas amistades sorianas y se marchó para siempre, no sin antes haber releído en el periódico de la ciudad «El Porvenir Castellano» un artículo que había enviado días antes y que se publicó el 1 de octubre.

En ese artículo, Machado recuerda a Soria en estos términos: «Sobre un paisaje mineral, planetario, telúrico, Soria, la del viento “redondo” con nieve menuda, que siempre nos da en la cara, junto al Duero adolescente, casi niño, es pura y nada más. Soria es una ciudad para poetas, porque allí la lengua de Castilla, la lengua imperial de todas las Españas, parece tener su propio y más limpio manantial: “… Soria es, acaso, lo más espiritual de esa espiritual Castilla, espíritu a su vez de España entera. Nada hay en ella que asombre, o que brille y truene: todo es sencillo, modesto, llano. Contra el espíritu redundante y barroco, que sólo aspira a exhibición y a efecto, buen antídoto es Soria, maestra de castellanía, que siempre nos invita a ser lo que somos, y nada más”.

Sus «poemas sorianos» y esta declaración sincera son acreedores del reconocimiento del pueblo de Soria, y así lo refleja la bibliografia que se ha publicado en la ciudad y los diferentes homenajes que le han rendido, entre los que cabe destacar -además de los ya citados- la creación del «Aula Machado» en el Instituto en el que impartió clases de francés durante cinco cursos y que, desde el 21 de septiembre de 1967, lleva su nombre. Igualmente hay que citar la escultura de Pablo Serrano, instalada sobre un monolito, a pocos metros de la entrada al Instituto «Antonio Machado».

Inauguración de Ruta de Alvargonzález. Foto: Ángel Almazán

 Asimismo, la Fundación «Antonio Machado» -a partir de una idea de J.M. Martínez Laseca, autor del libro «Antonio Machado, su paso por Soria»- inauguró el 13 de octubre de 1985 un nuevo itinerario literario-turístico denominado «Ruta de Alvargonzález», que marca el trayecto seguido por el poeta en el viaje que realizó en octubre de 1910 a las fuentes del Duero y durante el cual conoció la leyenda trágica de la familia Alvargonzález.

Nota: Texto tomado del artículo ANTONIO MACHADO, EL POETA DEL DUERO, de Ángel Almazán  – El Norte de Castilla, 22 de febrero de 1989

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: