Inicio > Francmasonería soriana > Masonería en Soria capital (2)

Masonería en Soria capital (2)

MASONES EN CASINO NUMANCIA por Ángel Almazán de Gracia

En la portada de su primer reglamento del Casino Numancia de Soria (1853), hay cuando menos tres elementos iconológicos que bien pudieran ser masónicos, dado que los cuatro ángeles de los ángulos tienen correspondencia con las cuatro virtudes teologales colocadas en los ángulos de las logias; el cuadrado central blanquinegro y ajedrezado, que proviene originariamente de la enseña beauseant templaria es un símbolo muy apreciado por la masonería, y los nudos y entrelazos que lo rodean -existentes igualmente en el marco- son un emblema del hermanamiento masónico. Como sociedad filantrópica de recreo y de ilustración (debido a su hemeroteca y biblioteca) califica a este casino José Antonio Martín de Marco en la monografía dedicada al mismo y al Círculo Amistad-Numancia.

Entre los libros de la biblioteca del Casino destacaremos los cuatro volúmenes de La Revolución religiosa, los dos tomos de La civilización en los primeros siglos del Cristianismo y la obra Progreso de la República en Europa del político y escritor krausista y masón Emilio Castelar y Ripoll, aunque también hay que reseñar que se encontraban los seis volúmenes de las Cartas eruditas y Teatro Crítico del Padre Feijoo en el que arremetía contra supersticiones y sectas, como igualmente estaban las obras completas del ultraconservador Menéndez Pelayo, incluida su Historia de los heterodoxos españoles.

Hay que reseñar igualmente que Nicolás Rabal fue presidente de este casino entre 1880-1881 así como en 1891. Destacamos este hecho porque Rabal había sido discípulo de Sanz del Río y otros krausistas masónicos  notables en la Universidad de Madrid, por lo que cabe sospechar que fuese igualmente masón. Asimismo, durante la presidencia de Rabal funda el Partido Republicano Progresista el burgense Manuel Ruiz Zorrilla (1880), que había sido Gran Maestre masón. Señalemos igualmente que, en 1881, otro socio destacado del casino, José Canalejas y Mendez, lograría su primera acta de diputado por el distrito de Soria (en 1884 lo sería por el distrito de Ágreda), después sería líder del Partido Liberal y presidente del Consejo de Ministros, somo lo había sido tiempo atrás Ruiz Zorrilla. Reseñaremos asimismo que el pianista del Casino Numancia fue el masón Damián Balsa, de la logia Hijos de Numancia . Y sospechamos que los masones sorianos fueron practicamente en su totalidad socios del citado Casino y del Círculo Amistad (socios eran, por ejemplo, Manuel Martialay y Vicente Herrero Salamanca, que también estuvo como concejal en el ayuntamiento de Soria). LA MEJOR PRUEBA ICONOLÓGICA DEL FRANCMASONERISMO DE AMBAS ENTIDADES la podemos seguir viendo hoy día, como mostraremos en el post siguiente.

El exprocurador soriano y secretario regional del Partido Nacionalista de Castilla y León, Francisco José Alonso Rodríguez, era el gran maestre del Grande Oriente Español (Masonería Española Simbólica Regular) al ser nombrado como tal el 11 de agosto de 1988. En Campos de Soria escribiría el artículo “¿Cuáles son las finalidades de la masonería?” el 22 de noviembre de 1991. Allí indicaba que “dejaría la Masonería de ser universal en sus finalidades si se mostrara partidaria de algún “ismo”, o enemiga de alguna religión. En su seno admite a hombres de todas las confesiones y se respetan todas las creencias personales en sus distintas formas de rendir culto a Dios. Por tal motivo proscribe entre sus componentes toda clase de discusiones sobre virtudes o deméritos de tal o cual ideología religosa, como no sea para reconocer que todas ellas incluyen y repreentan modalidades distintas del sentimiento innato en el hombre de veneración hacia esa Entidad Suprema a quien se llama con distinto nombre”.

También resumía los objetivos esenciales de la francmasonería como “el deseo de alcanzar una evolución y un desarrollo más elevado de su personalidad interna, un dominio más perfecto de sí mismos, una mayor afirmación de sus convicciones, una agudización más sutil de sus facultades intelectuales y un acendrado espíritu de servicio abnegado hacia sus semejantes”.

Krausista soriano -además de su gran introductor en España, Sanz del Río–  fue Pérez de la Mata: canónigo y profesor de Filosofía en el Instituto de Soria. En 1892 fundó el periódico El Porvenir, y entró en polémica pública con Pey-Ordeix y El Oxomense, en la que no rehuyeron las cuestiones teológicas, si bien muy pronto tiró la toalla Pérez de la Mata pues cerró El Porvenir al año siguiente. De él escribe Machado: “aquél clérigo inquieto y batallador, maestro de Psicología, uno de los vástagos más robustos del krausismo español, cuyos libros son tan estimados en Alemania como ignorados en España”. Y de Sanz del Río: “a quien deben su verticalidad -según frase del maestro Giner- la mitad, por lo menos, de los españoles que andan hoy en dos pies”.

 

Share on Facebook

Share

Anuncios
Categorías:Francmasonería soriana Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: